Prepara el perfecto Elevator Pitch

Muchas veces los candidatos que buscan empleo se encuentran con un dilema: y ahora, ¿por dónde empiezo? Es normal que en este tipo de situaciones puedan surgirte dudas a la hora de crear un currículum que sea vistoso, ordenado, que resuma todo lo que quieres destacar acerca de ti y que llame la atención del entrevistador, o que te resulte raro afrontar una entrevista de trabajo en la que se utilice la inteligencia artificial.

Para ayudarte en este tipo de situaciones, en Manpower disponemos desde hace tiempo de la figura del Talent Advisor Specialist. Un guía y acompañante en tu formación y desarrollo profesional que te asesora en todo momento para aumentar tus opciones de ser elegido por las empresas que demandan tu perfil. ¿Cómo? A través de un Elevator Pitch, que viene a ser tu carta de presentación para impactar desde el primer momento a tu interlocutor.

 

Pero, ¿qué es el Elevator Pitch?

El Elevator Pitch es ese discurso breve, ágil y diferente mediante el cual debes “enamorar” o impresionar a la persona que tienes delante por cómo eres o los proyectos que has realizado. Sin importar demasiado la dimensión en sí del proyecto. Por ejemplo, haber realizado un voluntariado y saber contarlo puede abrirte muchas puertas, porque dirá de ti que eres altruista, que tienes conciencia social y te preocupas por los demás, y que eres una persona acostumbrada a trabajar en equipo.

A continuación, te damos las 3 claves fundamentales que debe tener un Elevator Pich para que sea eficaz.

 

Primera: Que sea corto.

Ya conoces el dicho, lo bueno si breve… Por eso, no debe exceder los 90 segundos. Lo ideal es que dure entre 30 y 90, en función de dónde lo vayas a utilizar y quién sea tu público.

 

Segunda: que sea conciso.

Asegúrate de que en ese tiempo has dejado bien claro qué es lo que te hace diferente al resto. No olvides presentarte con tu nombre y perfil profesional, encontrando una manera inspiradora de contar qué haces, por qué es interesante hablar contigo, y cuál es el objetivo último de ese discurso.

 

Y tercera: que sea impactante.

Debes dejar huella en la persona que te esté escuchando. Que cuando termine de hablar contigo recuerde perfectamente quién eres y qué puedes aportar. Y la mejor manera de hacerlo es ponerle toda tu pasión. Si tienes que ensayar delante de un espejo, no pasa nada. Con la pasión con la que le hablarías al chico o chica que te gusta cuando le tienes delante. Con esa mirada de emoción, optimismo y alegría que tienes cuando quieres llamar su atención.

 

Adapta tu discurso

Nunca sabes cuándo vas a tener la oportunidad de poder utilizar tu Elevator Peach en otros escenarios, como un evento networking, un foro de empleo, una dinámica de grupo, incluso en un evento social donde puede haber un amigo/a de un amigo/a que impulse tu carrera profesional.

Así que, ya sabes: prepara tu Elevator Peach y no dejes de practicar. Cuanto más lo hagas, mejor lo harás.

 

Si quieres que te ayudemos a encontrar el mejor lugar para poner a prueba tu discurso, regístrate ya en nuestra web.

También te puede interesar

¿Quieres saber cómo será el futuro del empleo?

Suscríbete a nuestro blog y mantén tu CV y tus capacidades profesionales al día, para afrontar los retos del futuro.